De los hermanos Lumière a la revolución del cine sonoro

Viendo las películas que se producen en la actualidad cuesta creer que las primeras películas fueran simplemente imágenes en movimiento. Desde el 28 de diciembre de 1895, cuando los hermanos Lumière presentaron en París las primeras imágenes, hasta nuestros días el cine ha evolucionado de forma vertiginosa, convirtiéndose en la gran industria que es hoy en la actualidad.

El cine en sus comienzos

Los hermanos Lumière, de origen francés, construyeron un cinematógrafo, inspirado en el kinetoscopio de Thomas Alva Edison. Con este invento consiguieron iniciar el cine, proyectando imágenes sin sonido de trabajadores en una fábrica y de un tren que se dirigía hacia los espectadores, como si les fuera a arrollar, ante lo que las personas allí presentes se sintieron verdaderamente una sensación de pánico por la realidad de la imagen. A partir de ese momento, los hermanos Lumière se consideraron los inventores del cine. La técnica se fue perfeccionando y a principios del siglo XX se podían distinguir dos tipos de películas: por un lado, las que mostraban imágenes cotidianas a modo de documental y, por otro lado aquellas que ofrecían representaciones ficticias.

Todas estas producciones eran sin sonido, pero antes de la aparición del cine sonoro, esta disciplina creó varios de los géneros cinematográficos que se mantienen hoy en día y aparecieron los primeros estudios cinematográficos en Estados Unidos, cuyos creadores vieron en el cine un importante negocio para explotar y así lo siguen haciendo en la actualidad. El cine americano se diferenció del europeo por la calidad superior de este último, pues en Europa el cine se consideró y se sigue considerando más un arte que un negocio.

La revolución del cine sonoro

Aunque el cine mudo triunfaba en todo el mundo y no había necesidad de que los personajes hablaran, las primeras películas en las que se puede escuchar la voz de los protagonistas, en la década de los años 20 del siglo XX, fueron una gran revolución para la industria cinematográfica, pues las películas adquirían un mayor significado y permitía elaborar guiones de una temática más variada, dando a los personajes mayor credibilidad.

Autor: raven – Fotolia

Wir benutzen Cookies um die Nutzerfreundlichkeit der Webseite zu verbessen. Durch Deinen Besuch stimmst Du dem zu.