Los sms tradicionales vencen a otras aplicaciones

En los últimos años, las aplicaciones para móviles inteligentes han supuesto una nueva revolución tecnológica para la telefonía. Las aplicaciones ideadas con el objeto de sustituir al clásico sms se extendieron con rapidez, amenazando con desaparecerlo. Sin embargo, las compañías telefónicas dan un golpe de efecto que permite al sms seguir vivo.





Los smartphone y las aplicaciones de mensajería

Con la llegada de los smartphones o teléfonos inteligentes apareció una nueva forma de consumo tecnológico: las aplicaciones para móviles. Las tarifas de datos que las compañías telefónicas diseñaron para permitir la navegación por internet desde el teléfono móvil, permitieron al mismo tiempo el uso y expansión de las aplicaciones para móviles.

Se trata de pequeños programas diseñados para cumplir una tarea concreta en el teléfono móvil. Desde un simple efecto de sonido o un juego hasta un programa de mensajería instantánea o de vídeo conferencia, las aplicaciones son una forma de mejorar el servicio que un teléfono puede brindar.

Este tipo de programas puede ser gratuito, de pago o mixto (gratuito un tiempo y de pago después). En el caso de la aplicación de chat o mensajería instantánea las aplicaciones más populares han presentado sus servicios de forma gratuita o mixta. Esta característica de gratuidad ha favorecido que muchas personas se inclinaran a satisfacer su curiosidad por las nuevas aplicaciones. El resultado ha sido contundente: en los últimos años, el descenso en el uso del sms ha sido una realidad. Los expertos están al tanto de la importancia que tiene la palabra “gratis” y entienden que ésta es una de las razones principales para que los consumidores sustituyeran el sms de pago por otra aplicación.

El sms en la era de los teléfonos inteligentes

El sms o servicio de mensajes cortos no ha desaparecido del todo ni tiene planeado hacerlo. Las compañías telefónicas que abrieron la puerta a la telefonía móvil inteligente y al uso de las aplicaciones para móviles buscan ahora contrarrestar el efecto causado por éstas últimas. Cuando se analiza el uso que los usuarios hacen de las nuevas aplicaciones de mensajería instantánea se descubre que la mayor parte de estos lo hacen de la misma forma: como si continuaran enviando sms, solo que esta vez de manera gratuita.

En la telefonía móvil el uso del sms supuso una revolución sin precedentes en la forma de comunicar. Tanto es así que la tecnología sms cuenta con su propio lenguaje e iconografía.
De las nuevas aplicaciones interesa su atractivo visual, ciertamente, pero sobre todo el hecho de que sean gratuitas. Aunque permiten más acciones que las del envío de mensajes instantáneos, la mayor parte de usuarios las aprovechan para seguir enviando sms sin coste.

En este nuevo ambiente, las compañías telefónicas apuestan por un contraataque a la altura de las fuerzas desplegadas estas aplicaciones. Empiezan a aflorar nuevos paquetes de servicios para móviles inteligentes que permiten hacer todo gratis, siempre que se cuente con la tarifa de datos. Esto equipara a las compañías telefónicas con las aplicaciones para móviles, ya que aunque estas últimas son gratuitas, el servicio de datos que requieren tiene un coste.

El futuro de los sms es quedarse y avanzar, al ritmo que impongan las nuevas aplicaciones para móviles o las exigencias de los propios usuarios. Venga lo que venga después, nadie parece querer abandonar definitivamente el servicio de mensajes cortos.

Imagen de rangizzz – Fotolia.com

Wir benutzen Cookies um die Nutzerfreundlichkeit der Webseite zu verbessen. Durch Deinen Besuch stimmst Du dem zu.